Motivaciones y comienzo

EPSON scanner Image

La arquitectura popular de la Mancha Baja

Introducción

Hay mucho que aprender de la arquitectura antes de que se convierta en un arte de expertos, dice Bernard Rudofsky

La arquitectura vernácula tiene una belleza sencilla e ingenua, vinculada con el paisaje; y es veraz y auténtica en su respuesta a las necesidades.

Acotando la definición a la comarca estudio de la Mancha Baja, podríamos resumir que la arquitectura popular de la mancha baja es una arquitectura de tapial y cubiertas inclinadas de teja árabe, arquitectura de barro apisonado y cocido, cerrada al exterior,  pero abierta entorno a grandes patios interiores, de planta baja y cámara en alto, con elementos auxiliares de protección, abiertos a los patios, de ligeras estructuras de madera. Con un complejo programa en torno a la actividad agrícola y a la vivienda en menor medida. De gran protección frente al clima, con escasa decoración, bastante primitiva en la configuración de espacios habitables, y con mayor envergadura estructural en las dependencias de almacenaje y elaboración de productos relacionados con la agricultura, fundamentalmente el vino, el cereal y en grado menor el aceite. Una arquitectura que mezcla el uso doméstico y el productivo, pero que al evolucionar los va distinguiendo, tanto los espacios cerrados como los patios descubiertos.

Edificios que mantienen las mismas cualidades estéticas, repitiendo formas y volúmenes, pero individualizadas en su configuración espacial, se repiten los materiales y técnicas constructivas, así como elementos arquitectónicos con pocas variaciones, pero no existen dos casas compuestas iguales.

Evoluciona de la casa bloque, básica y primitiva, de la quedan escasos ejemplos en las poblaciones más deprimidas, a la casa compuesta, donde se separan con claridad las dependencias agropecuarias de las habitacionales. Evoluciona de una casa rural, con los mismos esquemas, ya se ubique en el campo o en núcleos de población, a la casa urbana, entre medianerías, en la que podremos encontrar una transformación paralela, desarrollándose programas más domésticos, más especializados, mezclados con arquitecturas cultas, con programas que reflejan las nuevas necesidades de la sociedad urbana del siglo XX.

El medio físico

La mancha baja, noreste de la provincia de Ciudad Real, subcomarca definida por una altiplanicie inclinada hacia el oeste, que vierte su cuenca en las tablas de Daimiel entorno a la cota 620 m de altitud y que se abre hacia el este hasta llegar a los 700 m de altura, atravesando los municipios de Pedro Muñoz, Socuellamos, Tomelloso, Argamasilla, Alcazar, Campo de Criptana, Villarta de San Juan, Puerto Lapice, Herencia, Llanos, Daimiel, Manzanares, Villarrubia de los Ojos, Arenales de San Gregorio, Arenas de San Juan, Las Labores y Membrilla, con 185.000 habitantes y cerca de 4000 km2. En otras comarcalizaciones la llaman Mancha Centro o Alto Guadiana-Mancha. Otras comarcas colindantes las podremos calificar como la mancha alta toledana, la mancha de Montearagón o mancha albaceteña, la manchuela, la mancha conquense, yo resumiría entre Mancha Alta y Baja.

 

En sucesivos capítulos desgranaré las diversas tipologías edificatorias que pueblan el entorno manchego, tales como:

Casas de labor urbanas, silos, cuevas en alcor, caseríos, casillas de pescadores, casas urbanas, casonas solariegas, quinterías o casillas de campo, chozos, bombos, bodegas, molinos hidraúlicos, molinos de viento, ventas, posadas, paradores, pósitos, ermitas, tejeras, caleras, almazaras, hornos, eras, norias, pozos, huertas, puentes, plazas, rollos, hitos, mojones, bancos, fuentes, lavaderos, pozos de nieve, palomares, majanos, paredazos, lindes, majadas, descansaderos, cañadas, cordeles y veredas, humilladeros y cruces de termino.

En otros capítulos apuntaremos al conocimiento de los elementos constructivos y arquitectónicos, como son las galerías corridas, escaleras, chimeneas, bóvedas, cubiertas y sus estructuras, forjados, carpinterías, portadas, rejas, barandillas de balaustres y de tabla recortada, cocinas, patios, corrales, empedrados, solados, veletas, etc.

Todo un mundo de elementos artesanos, de gran belleza, cromatismo, texturas y materiales, que configuran una parte principal de “lo manchego”, en busca de la personalidad y  esencias profundas de la Mancha. Un viaje iniciático a las profundidades del ser, apoyándose en los elementos más pregnantes y simbólicos, tales como las construcciones manchegas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s